Me enamoré de su locura. Estoy prendado a ella por un hilo invisible y caprichoso. Abajo de la garganta y sobre el estómago, tengo un huequito nuevo. Supongo que me lo dejó ella con su distancia. Supongo que no se puede llenar. Y también supongo algo más: tengo que aprender a vivir con él.
Estoy divagando por callejones sin salida, en noches cerradas y en días de sol. Divago por recuerdos bañados de risas, de juegos y de sudor. Me embriago con sueños que ni siquiera llegaron a soñarse. Y por eso, sigo rodeado por una bruma que me cuesta disipar. Por su locura que fue el bálsamo para mi alma agrietada. Fue remedio para mis labios resecos. Fue cura para mi corazón entumecido.
Fuiste la casualidad más linda que me encontré. Ojalá te cruces por mi camino de nuevo.
 
J
“No es la necesidad, sino la casualidad, la que está llena de encantos, si el amor debe ser inolvidable, las casualidades deben volar hacia él desde el primer momento.” – Milan Kundera
“Los que desean con fuerza alguna cosa, casi siempre son complacidos por la casualidad.” Honoré de Balzac
Anuncios