Por fin lo entendí. Entre nosotros existe un muro. Y me parece que siempre van a existir más cosas que nos separen de las que nos vayan a unir. En cantidad vamos a salir perdiendo, pero en calidad, una sola cosa nos bastaba (y te juro que nos basta). Sin embargo, existe entre nosotros ese muro. Me empuja hacia afuera, me aleja con muy poca compasión. Yo me olvido a veces que está, y choco contra él. Me golpeo la jeta de frente cuando, sin recordar, intento llegar a tu lado.
Una laguna se me hace y a veces omito que está ahí y no puedo refrenar unas ganas insensatas de llamarte, de correr y conseguir ese abrazo rescatista. De pasear, de cantar, de revolotear. De saltar, de hundirme en vos y vos, reír en mi.
Pero hay un muro que no puedo destruir. Y ya no sé si me quedan fuerzas para seguir intentándolo.
 
J
Cada palabra tiene consecuencias. Cada silencio, también.” – Jean-Paul Sartre
Anuncios