Estoy repleto. Lleno de seguridades, de dudas, de proyectos. También, a su vez, estoy inseguro, con certezas y estancado en el mismo sitio.
Sigo clavado en sueños que no me animo a vivir y quedan varados en fantasía. En esa galaxia donde nada es obstáculo y todo tiene posibilidad. Pero ese lugar es sólo un rincón de paso. No podemos quedarnos ahí. Por más que intentemos dormir sin alarma y con somníferos desgraciados, no tenemos permitido vivir en dicha galaxia fantástica.
Pero pensándolo bien, todo se resume a cumplir nuestra única tarea, la que no todos pueden y la que la gran mayoría ignora y pasa de largo sin siquiera saberlo. Cumplir la ardua (y hermosa) tarea de descubrir ser y dejar de poseer. Eso es todo. Y no existe el camino correcto.
Sólo rezo por algo (y nunca en favor de alguien). Rezo para que todos encontremos el desvío que nos lleve en la correcta dirección.
 
J
“Nunca es demasiado tarde para que aquél que ha emprendido el camino equivocado no pueda volver al correcto.” – Osho
Anuncios